Planteamientos
para dialogar
con la ciudadanía

1.- Por tu derecho

a emprender

¿Sabes? Al final todos emprendemos. Emprendemos una familia, emprendemos una actividad, emprendemos un negocio. Eso nos hace personas, nos hace dignos, nos hace mirarnos orgullosos en el espejo. El emprendimiento es fundamental para la sociedad. Renueva las elites, mejora los productos y servicios, mueve la economía y el empleo, y en definitiva, en el Chile de hoy es una herramienta clave para disminuir la desigualdad. ¡Yo estaré firme con los 2 millones de emprendedores que ya existen y los que vendrán en el futuro en la redacción de la nueva Constitución! Del diálogo que hemos tenido, surgen estos planteamientos:

2.- Por un crecimiento

al derecho de las personas

La pandemia ha profundizado las angustias de muchos chilenos. Más de un millón de personas están desempleadas y son miles las Pymes que intentan sobrevivir en esta tormenta. No se trata de cosechar éxitos económicos que sean fríos números. Soy de los que piensa que la economía debe funcionar bien, pero para todos, y habrá que hacer los cambios necesarios en el modelo económico para que Chile despegue con todos nosotros a bordo.

3.- Más poder a las personas

y más límites a los políticos.

Todos queremos recibir un trato más digno y participar en las decisiones. Queremos dialogar, ser realmente escuchados y tomados en cuenta. Para eso, soy un convencido de que necesitamos salir de la cultura del “usted” y pasar a la cultura del “tú”. Donde todos somos parte de un “nosotros”, con la misma dignidad, respeto y posibilidades de participación. Una Constitución es el conjunto de reglas del juego que los ciudadanos ponen a los políticos. Y esas reglas les deben poner límites estrictos. Las personas son las que debemos tener más poder.

4.- Desterrar la violencia de la sociedad,

de la política, la delincuencia y el narcotráfico.

¿Quién no ha salido de su casa pensando en que podría ser víctima de la delincuencia o ha sentido temor por sus seres queridos? ¿Quién no ha lamentado la violencia que vemos día a día? La violencia debe ser marginada de la sociedad. La violencia política no es parte de una vida civilizada. Autoridades, políticos y ciudadanos deben condenarla, combatirla y aislar a sus promotores. El primer deber del Estado es garantizar la seguridad de sus ciudadanos. La nueva Constitución debe entregarle las herramientas necesarias para eso. Vivir en paz es una condición necesaria para poder desarrollarnos, trabajar, educar a nuestros hijos y ser parte de una comunidad civilizada.

Derechos sociales
indispensables

Derecho a la Salud

Derecho a la Educación de futuro

Derecho a la Vivienda

Derecho Social a la Seguridad

Derecho a Emprender

Derecho a Pensiones

Derecho al Medio Ambiente